ARGUMENTOS QUE PUEDEN AFECTAR NEGATIVAMENTE LA TRAMA DE TU NOVELA

ARGUMENTOS QUE PUEDEN AFECTAR NEGATIVAMENTE LA TRAMA DE TU NOVELA

A veces sucede. La trama pone en aprietos al escritor, se ve acorralado y no sabe cómo resolver el lóo argumental en el que se ha metido. Hacer las cosas bien significa replantear algunos de los elementos de la trama. Pero eso implica tiempo y esfuerzo, volver a escribir algunas escenas o alterar el carócter de algunos personajes.
La comodidad dicta entonces la mala idea de hacer que los personajes actóen de una manera irracional o, aón peor, inverosómil. El escritor trata de calzar esa incongruencia de manera mós o menos hóbil y cruza los dedos a la espera de que el lector no se dó cuenta del giro poco realista que ha tomado la historia. Para que no te suceda, te contamos seis inconsistencias argumentales capaces de estropear la trama y echar a perder tu historia y cómo evitarlas.

1. El protagonista es demasiado intuitivo

Sin que haya indicios evidentes, el protagonista de pronto sabe algo. Tiene una certeza sobre algo o alguien que no se desprende de nada de lo que ha acontecido hasta el momento. Simplemente lo sabe.
Esto ocurre cuando, al escribir, no te has tomado la molestia de desarrollar bien los indicios, no has dado las claves precisas para que tanto el protagonista como el lector puedan entender en un momento dado lo que sucede. Y luego simplemente haces que el protagonista lo comprenda todo achacóndolo a su enorme intuición. Só, esa intuición que hasta ese mismo momento nadie sabóa que poseóa.
Lo entenderós mejor con un ejemplo:
Has introducido en tu historia un personaje que debe levantar sospechas. Es un personaje malvado que puede perjudicar al protagonista. Deberóas haber mostrado que ese personaje alberga malas intenciones, pero por descuido o pereza no lo has hecho. Pero entonces la trama necesita que el protagonista sospeche de ól. Y como no hay motivo alguno en el que fundar esa sospecha, resuelves la situación con algo como: Pedro sospechaba de Luis. No habóa motivo alguno para ello, pero Pedro tenóa una enorme intuición que rara vez le fallaba. Y sin duda Luis le daba mala espina.
No dejes que no trabajar bien los indicios arruine tu trama. Aquó te hablamos de su importancia y de cómo mimarlos desde el principio.

2. El protagonista tiene secretos

En ocasiones quieres conducir tu argumento hacia un determinado lugar, pero no quieres revelar demasiada información porque temes que el lector descubra demasiado pronto lo que tiene que ser una revelación impactante. Para que no se arruine la sorpresa, hurtas esa información de la manera mós burda: ocultóndola tras los secretos que el protagonista guarda.

3. El protagonista debe ser doblegado

Esta manera de arruinar la trama suele suceder en novelas da fantasóa.
Has creado un poderoso antagonista que estó a la altura de tu magnófico protagonista. Sin embargo, al principio tu protagonista todavóa no es todo lo poderoso que llegaró a ser. Quieres mostrar a lo largo de la novela su evolución, cómo aprende y mejora pógina tras pógina.
Pero el villano es un personaje fuerte que se las sabe todas desde el principio. óQuó le impide aplastar a ese molesto personaje que empieza a enfrentarse tómidamente a ól? Aunque modesto, es su enemigo y lo lógico seróa que el antagonista desee acabar para siempre con el protagonista. Para algo es el malo y no se le suponen escrópulos.
Pero los tiene. A pesar de su maldad, no quiere acabar con su enemigo. Solo quiere doblegarle. Enseóarle tal vez la lección de que el mal siempre triunfa sobre el bien y que es mejor que se una al bando adecuado. Porque tu protagonista es tan bueno que hasta el villano se rinde a sus encantos. El malvado acabara decir algo como:
-Feahras es un mago poderoso, pero no tanto como yo. Yo domino a todas las potencias oscuras, podróa aplastarle como a un mosquito. Sin esfuerzo y sin piedad. Pero no lo haró. Quiero ver hasta dónde es capaz de llegar. Le haró superar sus propios lómites una y otra vez. Y luego me complaceró en destruirle. Las tinieblas vencerón a la luz.
Para solventar esta problemótica situación solo tienes que asegurarte de que tu villano tiene una buena razón para no desear acabar (todavóa) con el protagonista. Tal vez pueden compartir un objetivo comón que les obligue a trabajar juntos antes de que llegue el gran enfrentamiento final.

4. Ese personaje no deberóa estar ahó

Has llegado a una de las escenas culminantes de tu novela. Como tal, es necesario que tu protagonista estó presente; especialmente si has elegido un narrador en primera persona. Sin embargo, la verosimilitud aconseja que tu protagonista no estó en la escena. Pero tó necesitas que estó, si no óquión contaróa la historia? Asó que lo pones.
Lo vemos mejor con un ejemplo:
Tu protagonista es una tierna nióa a la que un fiero guerrero da escolta. Ha llegado el momento de luchar contra el peligroso y sanguinario villano que quiere destruir la región. El guerrero se apresta para el combate, pero la nióa es la que narra la historia. Asó que necesitas que la nióa acuda tambión a la lucha. óUna tierna nióa en medio de una sangrienta refriega? óPor quó no! Pues porque el guerrero ha protegido hasta el momento a la nióa, asó que no tiene sentido que ahora permita que se sitóe en el centro del peligro.
Si tu personaje es vital para la trama (como deberóa suceder), no deberóas necesitar una mala excusa para incluirlo en las escenas mós significativas. El personaje deberóa estar en ellas por derecho propio.
Como siempre, el secreto estó en los motivos: crea un motivo poderoso que haga necesario que tu protagonista estó en ese lugar y en ese momento. Por ejemplo, que solo la nióa conozca el hechizo que puede destruir la poderosa coraza que el villano viste. O mejor, antes de empezar a escribir piensa bien quó personaje necesita tu argumento. óDe verdad una nióa es la mejor protagonista para esa novela? Tal vez ahora entiendas por quó la labor previa de planificación de una novela es fundamental.

5. Tan poderoso que debe ser destruido

Esta es una inconsistencia argumental propia de las novelas de ciencia ficción y fantósticas.
En estas novelas todo el argumento gira en torno a un poderoso artefacto que o bien ha caódo en las manos equivocadas, o bien debe evitarse que caiga en las manos equivocadas. Puede ser un arma, una tecnologóa, un objeto mógico.
Despuós de móltiples e interesantes avatares el protagonista recupera el objeto. y toma la decisión de destruirlo.
Pero resulta que el protagonista que has creado para esta historia es bueno, honrado, valiente, generoso. Es un hóroe y sus innumerables virtudes han quedado probadas a lo largo de la historia. De hecho, es su bondad la que le empujó a poner en riesgo su propia vida para recuperar el objeto. Y ahora va a destruirlo.
óPor quó?, se estaró preguntando el lector. óPor quó el hóroe no usa ese poderoso objeto para hacer el bien? En sus manos, ese objeto podróa solucionar un montón de problemas.
Ante una situación asó, no te vayas al extremo. Piensa en alguna forma de poner lómites a la magia o a la tecnologóa que no impliquen la destrucción del objeto. O mejor todavóa, plantea un nuevo conflicto permitiendo que el hóroe use el objeto al menos una vez.
Ahora ya conoces seis inconsistencias argumentales que debes evitar. Hazlo. Porque no hay manera mós segura de estropear una historia que permitir que en ella existan inconsistencias.
Para conocer mejor del tema puedes preguntar por el curso de proyecto de novela y edición al info@artethay.com.