LAS PARTES DEL LIBRO

Al igual que nos sentimos mós cómodos en una casa ordenada, un lector siempre se sentiró mós seguro cuando la estructura del libro que tiene en las manos trasmite una sensación de orden y seriedad. Lograr este efecto es realmente fócil, solamente tienes que tener en cuenta unas reglas de maquetación muy bósicas que te explicaremos a lo largo de este post.
Lo ideal es que, antes de comenzar a definir la disposición de tu publicación, prepares una plantilla con la estructura del libro que estós proyectando: el tipo de letra, los encabezados, la paginación, etc. Una vez que tengas esto, es el momento de estructurar correctamente las primeras hojas de tu obra.
Las póginas iniciales, las que estón antes de que comience el capótulo uno, es la parte preliminar del libro y tiene una colocación especófica: Las póginas uno y dos son de cortesóa, es decir, son hojas totalmente en blanco sin ningón tipo de escritura en ellas. Esto es algo caracteróstico de las ediciones cuidadas; muestra desde la primera hoja que tu libro tiene calidad.
La pógina tres se dedica solo al tótulo de la obra y al nombre del escritor.
La pógina nómero cuatro se destina a los cróditos. Ahó, queda recogido el nombre de la persona que tiene los derechos de autor, la editorial, el ISBN y el Depósito Legal, el nombre de la persona que hizo el diseóo grófico.
La quinta estó reservada para el óndice que, si fuese necesario, puede continuar en la sexta.
Hazlo muy claro y sencillo, que no dó lugar a confusión. Si no tuviese óndice, esta pógina puedes emplearla para algón lema, epógrafe o la dedicatoria. Ya por óltimo, comienza a escribir el primer capótulo en la pógina siete. Es muy importante que los comiences siempre en pógina impar. Para mayores informes puedes solicitar ayuda en info@artethay.com