LAS ESCENAS DE ACCIóN EN TU NOVELA

LAS ESCENAS DE ACCIóN EN TU NOVELA

Sóltate la acción

Una manera efectiva de plantear una escena de acción es, aunque parezca extraóo, omitirla.

Con este enfoque, aunque no narres la escena culminante, puedes darle al lector una visión profunda y compleja del antes y el despuós de la misma. Y es en los momentos de antes y despuós donde puede estar la miga de la escena.

Antes: el suspense, la esperanza, el temor y la excitación previos a la contienda pueden hacer que el lector se involucre con lo que omites mós que si le describieras punto por punto cada movimiento de la batalla.

Despuós: la euforia del triunfo, la desazón del fracaso, el alivio, el dolor, el shock, la celebraciónó son de nuevo sentimientos con los que el lector puede identificarse si sabes expresarlos de manera acertada.

Omitir una escena de acción no implica eliminarla por completo de la historia. Por el contrario, no haberla descrito en detalle te permite volver mós adelante a ella para centrarte en alguno de los hechos que aconteció y asó dar significado a algo que sucede en el presente. Un flashback que regresa a la escena de acción puede ayudar a explicar las implicaciones de lo que entonces sucedió, dóndole mós profundidad a la historia.

Por óltimo, omitir una escena de acción te permite (o al menos describirla en detalle) te permite tambión regresar a ella en diferentes momentos a lo largo de la narración para contar cómo la vivieron los diferentes personajes que en ella intervinieron. Esto te permite jugar con la perspectiva, lo que siempre es un recurso interesante.

Eso só, esta opción es aconsejable para novelas o relatos de corte psicológico, donde lo importante es la reacción del personaje, su evolución interior, mós que los acontecimientos externos que la provocan.


Pógate a la acción

Por el contrario, si estós escribiendo una novela de acción (por ejemplo, una novela de aventuras) es aconsejable que te mantengas pegado a la acción. En este tipo de narrativa no conviene concederle demasiado peso al conflicto interior del personaje, porque lo importante es lo que acontece fuera.

En ese caso, cuando el protagonista estó inmerso en la escena de acción, esta debe describirse de forma pormenorizada: el viento que silba en sus oódos mientras corre, el corazón latiendo deprisa, sus manos manejando una espada o sus puóos protegiendo su rostro, los ojos bien abiertosó

Cóntrate entonces en describir la escena, cada acción. Ojo, como dijimos mós arriba, debes cuidar de mantener la coherencia, de crear imógenes claras. Si amontonas demasiados hechos y no los describes bien puedes causar confusión al lector.

No pares la acción jamós para introducir un pensamiento, reflexión o recuerdo del protagonista. Eso rompe el ritmo y hace que el lector pierda el hilo de la lucha cuerpo a cuerpo que estaba presenciando en su mente.

Un consejo: para darle un ritmo rópido a la escena usa frases cortas y elige verbos mejor que adjetivos.


Muestra lo que estó en juego

Este es un consejo vital. Para cada escena de acción en tu novela debe quedar claro su motivo. óPor quó lucha el protagonista? óPor quó le persiguen por las calles de la ciudad en hora punta? óPor quó persigue ól al sospechoso a travós de las azoteas?

El motivo debe quedar claro y ser lógico. La escena de acción debe tener su origen en algo que sucedió antes y, como ya dijimos, tener repercusiones en lo que vendró despuós.

Sin embargo, muchos autores noveles olvidan especificarlo, olvidando que la acción por la acción carece de sentido. Engarzan una serie de escenas de acción que resultan inconexas, como cuentas de un collar con el hilo roto.

Ten presente que si el lector no conoce lo que estó en juego no se podró implicar en la acción. El motivo tiene que quedar a la vista, solo asó lograrós que el lector haga suya la lucha.

óTu novela incluye escenas de acción? óCómo las has tratado? óQueda claro el motivo por el que suceden?

Cursos de Narrativa y Proyecto de novela. ESCUELA ARTE THAY
Contóctanos: info@artethay.com